Desde hace años en 4D3/ Animation Studio investigamos y perfeccionamos los parámetros de creación de las mascotas de nuestros clientes y hemos llegado a una serie de conclusiones que nos animan a ver este tipo de herramientas publicitarias como piezas “clave” de una buena campaña.  Por un lado, por su disposición en el tiempo, facilitando la continuidad de las comunicaciones. Y por otro, por su potencial de rentabilidad.

Si nos paramos a reflexionar, a día de hoy son muchas las compañías que utilizan un personaje animado como prescriptor, o acompañante, de los beneficios racionales de la marca. Seguro que tienes muchos en mente.  Nosotros vamos a ilustrarlo con dos de las mascotas que hemos creado:


Sabemos que una mascota NO es un mero objeto de diseño, creado al azar. Una mascota corporativa es UN SÍMBOLO que:

  • TRANSMITE SENSACIONES (admiración, diversión…)
  • ROMPE BARRERAS EMOCIONALES
  • COMPARTE LA IMAGEN DE LA MARCA (a nivel cromático, etc)

El esquema de acción de este tipo de personajes, como herramienta de comunicación es complejo. La mascota debe crearse, diseñarse y promoverse de manera que se produzca atracción e interacción positiva para que su aparición derive en deseo sobre el producto o servicio que represente.